Defensa Económica

SIGUE NUESTRO BLOG DE ASESORES EN MADRID

Mantente informado de las últimas noticias y novedades

Cómo crear la nómina de tu trabajador si eres autónomo

Cómo crear un contrato laboral

Comprende cada uno de los aspectos de una nómina

La nómina de tus trabajadores es un aspecto esencial en el desarrollo de una empresa, por lo que hay que tener claro qué es y cómo hacerla. Se trata de la suma de todos los registros financieros de los sueldos de los empleados, entre lo que se incluyen los salarios, las bonificaciones y las deducciones. En resumidas cuentas, este documento se refiere a la cantidad pagada a los empleados por los servicios prestados durante un espacio temporal determinado, que suele ser un mes.

La nómina es muy importante para la contratación de un personal que trabaje para nosotros, y es por eso que saber rellenarla, y sobre todo entenderla, es crucial a la hora de gestionar el desarrollo laboral de una empresa.

Cómo rellenar una nómina

Aunque actualmente muchas empresas crean las nóminas de manera online, hacerla por escrito resulta más interesante la hora de comprender cada uno de los apartados. Lo primero que debes especificar en la parte superior de la hoja de nómina son los datos personales y los de la empresa, ya que son el símbolo significativo con nombre y apellidos, de que ese trabajador forma parte de nuestra empresa y nos presta sus servicios. Estos datos, como decimos, se sitúan en la parte superior del documento, localizados en dos columnas, a la izquierda la empresa y al lado contrario el trabajador.

Devengos

A continuación hay que especificar los devengos, que se refieren a la cantidad cobrada por el trabajador y al detalle de los conceptos por los que cobra. Aquí hay que tener muy en cuenta las percepciones salariales.

Las percepciones salariales de los devengos son las estimaciones económicas de las que se dota al trabajador, que en su mayoría son en dinero, por la prestación profesional de sus servicios laborales. Dentro de estas ha varios apartados. Por un lado se especifica el salario base. El Estatuto de los Trabajadores apunta que es la retribución fijada por unidad de tiempo o de obra, y se fija por convenio colectivo o bien contrato individual. Es decir, es el dinero que recibe el trabajador de una empresa sin contar ciertas cantidades añadidas como primas o pluses, por su ejercicio laboral periódico.

Luego, también hay que tener en cuenta los complementos salariales que son, junto con el salario base, una parte fundamental de lo que conforma la retribución a los empleados de una empresa. Algunos de estos son el plus por nocturnidad, la gratificación por beneficios o el complemento por disponibilidad horaria. Todos ellos vienen determinados por el convenio colectivo.

Como es usual, las horas extraordinarias también están recogidas en este apartado. Esto solo se rellena si el trabajador ha cumplido más horas de las estipuladas en su contrato laboral, haciendo por lo tanto, más trabajo del que le correspondería esa jornada. Por otro lado, también hay que tener en cuenta las horas complementarias. Estas se especifican en el caso de que el empleado tenga un contrato a tiempo parcial, y al igual que en el caso anterior, las horas de más que haga el trabajador deberán ser abonadas.

Tras ello, las gratificaciones extraordinarias o como más usualmente las conocemos, las pagas extras, deberán de ser especificadas en el contrato laboral de un trabajador. Hay dos opciones de ofrecer este aspecto, o bien con dos pagas, una en Navidad y otra cuando marque el convenio colectivo, o si no se reparten de forma prorrateada en el sueldo mensual.

Por último, se deberán de especificar las indemnizaciones o suplidos que la empresa paga al trabajador como consecuencia de su actividad empresarial. Estos pueden ser un pus por transporte, por distancia, o por la compra de herramientas o ropa de trabajo. Hay que diferenciar la indemnización por traslados de la de suspensiones o despidos, ya que son dos aspectos diferentes. Las dos últimas se dan en caso de suspensión del contrato por fuerza mayor.

Deducciones salariales

Las deducciones salariales son el último aspecto a tener en cuenta a la hora de comprender y elaborar un contrato laboral si eres autónomo. Son una cantidad fija que el sistema fiscal te permite deducir del sueldo bruto de un trabajador. Son una resta de ciertos gastos, de los ingresos gravables de una nómina, lo que conlleva una reducción de la factura fiscal global.

Se incluyen en ellas todas las aportaciones del trabajador a las cotizaciones a la Seguridad Social como el desempleo, la formación profesional o las contingencias comunes, el cálculo del IRPF, teniendo en cuenta los ingresos del trabajador y su situación personal, los anticipos, y otras deducciones como pueden ser cuotas sindicales o devolución de préstamos que la empresa haya hecho al trabajador.

Todos estos aspectos hay que tenerlos en cuenta a la hora de crear la nómina de un trabajador, y como decimos, es necesaria su comprensión. En Defensa Económica nos encargamos de que esto no sea un problema para ti, por lo que te garantizamos un buen asesoramiento de cara a los trámites de contratación de nuevos empleados. No hace falta que seas un experto en cuestiones administrativas, porque nosotros te vamos a ayudar en todo lo que necesites.

COMPROMISO DE CALIDAD

COMPROMISO DE CALIDAD

TARIFAS MUY ECONÓMICAS

TARIFAS MUY ECONÓMICAS

MÁXIMA TRANSPARENCIA

MÁXIMA TRANSPARENCIA